ContactO

© 2019 Luz Ángela Carvajal Posada

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon

Consultorios Carvajal

Medellín, Colombia

​​

Tel: +574 2500840

WhatsApp: +57 300 2077209

hola@luzangelacarvajal.com

arrow&v

LO QUE GUARDA EL CORAZÓN

Actualizado: 14 de may de 2019


DE LOS ARQUETIPOS

Lo que piensas en tu corazón va modelando no solo tu cerebro, tu pensar, sino también tus células, tu ADN; lo que piensas en tu corazón se convierte en una manera de ser, en un modelo y en cuanto éste perdura, se convierte en un prototipo; en cuanto un prototipo se hace significativo para muchos en el tiempo, se convierte en un arquetipo, en un principio.

La palabra arquetipo se usa en el sentido de “Modelo original que sirve como pauta para imitarlo, reproducirlo o copiarlo, o prototipo ideal que sirve como ejemplo de perfección de algo”

En los cuentos tenemos arquetipos conocidos, como el del rey, el sabio, el bufón, también el guerrero, el vagabundo, el huerfano, etc. En la vida tenemos un papá y una mamá, que son la manifestación de un orden, de un programa y un propósito superior y en este sentido, son la manifestación del arquetipo Padre, Madre, en relación con el arquetipo Hijo.

El arquetipo padre está relacionado con el aspecto voluntad, el arquetipo madre con el aspecto bondad, el arquetipo hijo con el aspecto amor. Constituyen una trinidad a partir de la cual se generan ecos y fractales, que se manifiestan hasta en las células, pero también en los grandes sistemas del cuerpo: el sistema nervioso y el cerebro, relacionados con el arquetipo padre; el sistema inmune, vascular y el corazón, relacionados con el arquetipo hijo y el sistema metabólico y glandular, relacionados con el arquetipo madre.

Conforme el pensar del corazón en el hijo, del uso de su conciencia, se configuran tendencias que según el acontecer y los ciclos, se pueden manifestar como una enfermedad; es así, hasta que cada cual se conecta a la fuente del arquetipo perfecto, se encuentra a sí mismo y encontrando el “Yo soy ese que Yo Soy” revelando el amor perfecto del Padre Madre arquetípicos descubre que.... !eran ‘ese’, los suyos, papá, mamá! Se reconcilia con su origen; se sana.

Es posible invocar y conectar a través del arquetipo Padre, Madre, la expresión perfecta, el ideal de papá mamá para el hijo, cuando las figuras parentales han estado ausentes, o cuando recurrir a ellas trae memorias de abandono, miedo, dolor, resentimiento.

Tejer ese vínculo arquetípico en el corazón; restaurar la memoria del origen perfecto, no necesariamente el de los individuos, las personalidades, las circunstancias, es el principio y el resultado de toda Sanación.

Cuando se sana la percepción del corazón, es decir lo que piensas en tu corazón, se sana el pasado y el futuro también; se sana la historia, se liberan las cadenas; se liberan los ancestros, se liberan los descendientes; se manifiesta la vida en una potencia mayor, porque se une a un cauce mayor.

La potencia mayor de la vida está en la unidad, en el estado de común unión. La sanación tiene que ver con el logro de un estado de unión mayor, más que con la eliminación de algún síntoma, manifestación o incomodidad, o alguna intervención externa. Es algo de adentro para afuera, de lo sutil a lo denso, de la totalidad en la parte. Más que la victoria por la lucha contra algo, de la derrota de una enfermedad, la sanación es el restablecimiento de la integridad de la vida, es sumar lo que hace falta para estar completos, es ir a favor de la plenitud del ser, antes que la conquista forzada y artificial del bien-estar.

La sanación sucede cuando dándote cuenta de algo, completas el rompecabezas y sin necesidad de explicación, aunque las haya, TODO EN TI comprende, se ordena, se hace parte de un orden mayor.


DE LA ENFERMEDAD Y LA SANACIÓN

En cada latido estás abrazando lo que consiente tu corazón; de la amplitud de este estado, de este abrazo dependerán el equilibrio emocional, mental y relacional que tengas y de éstos depende TODO LO DEMÁS. Cuando este abrazo es insuficiente, o carece de contexto, cuando no alcanza al origen papá, mamá, raiz, enfermamos como individuos, enfermamos como comunidad.

Desde la perspectiva de la sanación el mayor esfuerzo para restablecer la salud ha de estar dirigido a sanar el sentido de soledad y de aislamiento, la sensación de no tener un lugar, de no tener un hogar. La vivencia de la bondad se experimenta en el hogar, a través del vínculo parental

Ofrece tu corazón como refugio del peregrino que busca en este mundo un lugar, un hogar, el hogar de padre madre. Sé tú arquetipo padre, arquetipo madre que adopta a quien siente la orfandad de no encontrar en su corazón ternura, gratitud y amor para sus padres. Esa es la más triste orfandad.


9 vistas